Tristeza de Plaza Gardel

Tristeza de Plaza Gardel

El Festival Internacional de Tango llevaba 9 años continuos viviéndose dentro y fuera del Aeropuerto Olaya Herrera. Ubicado en el Nodo 1 de la Comuna 15 Guayabal. Esta vez, no pudo ser.

La Pandemia declarada por causa del Covid-19; coronavirus altamente mortal, impidió todas las actividades realizadas en el espacio público. También paró la economía con cierres de empresas, comercio, universidades, y transportes aéreos y terrestres. Todas las últimas semanas del mes de junio, culturalmente son dedicadas  a celebrar el aniversario de la muerte del famoso cantante de tangos, Carlos Gardel; fallecido precisamente en la pista del aeropuerto de Medellín un 24 de junio de 1935; hace 85 años. Las charlas previas que se hacían en Patio Gardel gozaban de mucho interés por parte de los aficionados a este género musical argentino.

La elevada tarima al lado de la esculturas, con variado juego de luces y un sonido tratado con mucha ingeniería, conformaban un marco digno, a la altura de un espectáculo de primera categoría. Las gradas construidas en círculo se llenaban hasta el tope. Las blancas sillas distribuidas enfrente de los cantantes y músicos, eran todas ocupadas. Las parejas de baile lejanas a pensar lo que vendría, mostraban en vivo su gracia y belleza. Orquestas de gran renombre como la de Jorge Dragone (q.e.p.d), Filarmónica de Medellín,y el Sexteto Tango, desfilaron por este sitio con mucho éxito. Lindas voces como la de Roberto Ayala, Rubén Juárez, Roberto Decarre, Ariel Ardit, MaríaGraña y la varonil de Ricardo “Chiqui” Pereyra; fueron aplaudidas hasta el delirio por los fans de la música del Rio de la Plata; capaces de soportar sol, lluvia o “garua” que a veces caía como una sonata diciendo “Son cosas mías”.

Público de todo Medellín y turistas sin distingo de clases, compartían juntos los versos de: Eladia Blázquez, Horacio Ferrer, Celedonio Flores, Homero Manzi, Enrique Cadicamo, Homero Expósito y el genial Matos Rodríguez, por mencionar algunos y las obras musicales compuestas por: Aníbal Troilo, Francisco Canaro, Carlos Disarli, Osvaldo Fresedo, Enrique Mario Francini, Astor Piazzola y otros maestros. Las entrevistas que los periodistas comunitarios de Guayabal lograban con los artistas de manera directa, eran todo un acontecimiento. Poder ver sus rostros, estrechar sus manos, sonreír y hasta brindar con  la persona de al lado no son momentos fáciles de olvidar. Fue ese sentir que el viento de la pandemia se llevó. El nombre del XIV Festival Internacional de Tango 2020 que acaba de terminar el pasado domingo 28 de junio nos permite soñar a que regresen de manera personal los encuentros con el arte y la cultura, el poder animar a los artistas con el calor del aplauso y la solicitud de un autógrafo. “El Zorzal Criollo” tiene asegurado su homenaje, nadie le quitará lo bailao. Llegará el momento de volver a vivir lo vivido. La Resiliencia que siempre demostramos y nunca perdemos nos dice que, Medellín es y será siempre,  una melodía de esperanza.

Por: Wilson de Jesús Londoño Jiménez

cpaco15@gmail.com – YouTube: Alianza Cpa 15

Comentarios

Sin comentarios aún. ¿Por qué no comienzas la conversación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *