Recorrer el mundo realidady hazaña de pocos

Recorrer el mundo realidady hazaña de pocos

Las ansias de conocer no han sido satisfechas para Robert Fletcher, un ciudadano canadiense que tiene tantas visas de ingreso como kilómetros recorridos. La docencia fue su actividad profesional y su hobby preferido sigue siendo el deporte.

El hijo de Homer y Francés Fletcher, padre de 2 hijos, Cameron y Janet Guthrie, participó a nivel competitivo en Triatlón por 5 veces consecutivas en su lugar de origen Edmonton, Alberta. Al sentir molestias en sus rodillas abandonó el atletismo y se montó a la bicicleta en el año 1971 hasta el día de hoy 2020. Da comienzo a los tours por las carreteras de Francia durante una semana con su esposa Elizabeth, ya fallecida. Tuvo la osadía el joven Fletcher, de recorrer 10.400 kilómetros, en 4 meses, partiendo desde Alaska hasta México. “Mi tour favorito ha sido el que hice de Frankfurt a Roma. Lo disfruté muchísimo, un paisaje hermoso, era primavera, tardó 1 mes la travesía. El Eje Cafetero también lo recorrí, disfruté la bebida colombiana”. Cuenta con cara alegre el gran deportista, el mismo que ha sufrido varios accidentes. “Es verdad, he tenido algunas caídas,fracturas de codo, cadera y varias costillas.Un reductor de velocidad me provocó el accidente en  carreteras de Costa Rica. También en mi ciudad, Edmonton, fui golpeado de manera suave por un tractor, resultado? Fractura de costilla. La más delicada, la de la pelvis, creí no volver a caminar. Pienso que ha sido el precio a pagar por la grata sensación que  se siente al rodar en bicicleta por lugares desconocidos, en frio, calor, bajo lluvias y vientos. El subirme a una cicla me da fuerza, siento más vida y alegría, es un placer”. Cuenta sonriendo mirando el cielo azulado como sus  ojos.

Mucho disfrute menos sudor

“Antes, en mis años jóvenes era muy veloz, salía como una flecha buscando la meta de llegada. Ahora recorro tranquilo barrios, pueblos y ciudades haciendo turismo, me detengo, hago fotografías, converso con la gente y tomo un café, jugo, cerveza o un vino. Guardo lindos recuerdos. Somos un grupo de amigos, ellos también lo disfrutan, es maravilloso”. También tiene otro record, escalar 5.895 metros hasta llegar a la cima del monte Kilimanjaro en Tanzania África a los 72 años es asombroso.Conoce 112 países. Asia, Europa, África y las Américas lo han visto pasar victorioso, es  todo un campeón.

Camino de la Muerte

El personaje ha sorteado muchos peligros en su caballito de acero. Rodar por estrechas y fangosas carreteras no lo atemorizan; aunque se deslicen piedras de las montañas como le ocurrió en un tour en Bolivia Sur América, donde le pasaron muy cerca.“Pocos se atreven a rodar allí, Ruta de la Muerte es su nombre. Hay que hacer un recorrido de 80 kms por la que antes fuera carretera que unía la región de los Yungas y la ciudad de La Paz. Hoy es vía turística solo en bicicleta. Los hermosos paisajes de la selva Amazónica hicieron que me atreviera a cruzar tan peligroso recorrido” lo cuenta con tono nervioso.

Lo que vendrá

Ahora permanece algo intranquilo, esta que se corre, quiere volver a las carreteras.La obligada quietud causada por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19; es la causa. Fueron largos meses de para, los vivió en su ciudad natal. Ahora vive en Costa Rica. Sus amigos vienen a correr a Centro América, Robert les organiza el tour que deseen, actividad que le genera ingresos y alegrías. Mientras baja la marea de la pandemia visita playas y bosques que lo relajan.El secreto?

Un ser normal con varias fracturas sufridas no se mantendría tan bien física y mentalmente, Fletcher es una excepción.Duerme de 9.00 de la noche a 6:00 de la mañana. Se nutre muy bien: carne magra, esta posee pocas cantidades de grasa, frutas, verduras, dulces, chocolates, y batidos de suplementos alimenticios completan su dieta. Para permanecer activo, felíz y con buen estado físico, hay que llevar una vida disciplinada. Nadie cree que, el mes de agosto de este 2020 cumplió 78 años de edad.Continúa motivando a los que llevan una vida sedentaria cuando dice: “Los que no hacen ningún tipo de ejercicio es que se quieren poco y no desean llegar muy lejos en sus vidas. El ciclismo me motiva  a planear una vida correcta y sin inconvenientes”.

Se despide diciendo: “Me gustaría volver a Cartagena es muy bonito”.

Comentarios

Sin comentarios aún. ¿Por qué no comienzas la conversación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *