Los muchachos de ayer también se hicieron sentir

Los muchachos de ayer también se hicieron sentir

Las costumbres van marcando el paso de las épocas. En Barrio Trinidad-Antioquia, también se vivieron pasajes y anécdotas. Los años 60 en este sector ubicado al sur occidente de la ciudad de Medellín se vivían de manera laboriosa, deportiva y culturalmente musical.

Delantera del equipo “Dínamo”. Propietario: Alfonso Cano
De izquierda a derecha: William “Perro” Retrepo, Carlos Enrique “Kique” Ochoa,(Q.E.P.D) Héctor “Maracas” Naranjo, Daniel Taborda y Wilson de Jesús Londoño.

Las grandes empresas que estaban en el sector, contrataban la mano de obra de muchos vecinos del lugar. Medias Crystal, Postobón, Gaseosas Lux, Chocolatería Luker y Landers Mora, conformaban la mayor industria cercana. Fútbol, atletismo, ciclismo, baloncesto y boxeo, conformaban la oferta deportiva. La cancha Lux servía de escenario para la programación de algunas Ligas, tales como: Lifa y Cid. En los equipos profesionales ya participaban jugadores del barrio, podemos destacar a: Humberto “Turrón” Álvarez, José “El Flaco” Santamaría, David Rúa, Jairo “Niño” Arias, Emilio Guerra, y otros que asomaban como Abel “El Panadero” Álvarez, Orlando “Sheriff” Guzmán y otros. La reina del atletismo en 100 metros era Roció Gallo. Fue de las primeras mujeres en incursionar en esta rama deportiva. Campeona departamental, “volaba prácticamente” decían muchos espectadores que la vieron ganar.

El deporte de las bielas tenía sus participantes que soñaban con emular a “Cochise” y al “Ñato Suarez”, subían al Cerro Nutibara en sus pesadas bicicletas. Benigno, Elías Posada, Josefin, “Cuca”, Martín Caro y “Cochefa” se refrescaban de regreso en la heladería “El Agrado” de don Miguel Marulanda.

Grandes del pedal. Entre ellos: Pedro J Sánchez y Lucho herrera, segundo y tercero de izquierda a derecha y Carlitos Montoya, penúltimo.

También ellas… las mujeres

Foto: Cortesía

Dos norteamericanos vinieron a parar al barrio gracias al programa Alianza para el progreso del ex presidente estadounidense John F Kennedy; míster Lee y míster Skinner. La casa ubicada antes de la carnicería de don Marcos por la calle 25 fue su morada por varios meses. Ellos Impulsaron el baloncesto a través de la escuela Santísima Trinidad, dirigida por la profesora doña Ligia Teleche. Varias estudiantes de allí tuvieron la buena asesoría de los hijos del tío Sam, entre ellas: Mariela Gil, Luz Elena Lotero, Rubia David y Magola.

Vista aérea del Barrio Trinidad-Antioquia
Foto: Wilson de Jesús Londoño Jiménez.

El deporte de las narices chatas como ha sido llamado el boxeo, también tuvo sus 15. “Sansón” Murillo, hijo del Puerto de Buenaventura se vino a competir a la liga de boxeo de Antioquia radicándose en Trinidad o Barrio Antioquia. Entrenaba en improvisados cuadriláteros a chicos con ganas de aprender, entre ellos: José Manuel “Manolete” Rodríguez y Julio Peñalver, el primero también peleaba callejeramente contra  Eduardo Gil “Carrinche” no por medalla alguna sino por una novia, donde se encontraban se daban puños, llevando la peor parte Eduardo, que conocía poco de jabs y ganchos y, el último, alcanzó llegar al profesionalismo en el Peso Medio, no sin antes fracturar la nariz de “Manolete”. Murillo también practicaba lucha libre con el nombre de “Kumali”. Habían 3 buenos pegadores que no lo practicaban como deporte sino como defensa, las peleas de barrio vieron ganar muchas veces a Jaime “Chocha” Cardona, Miguel “Guele” Gil y a Samuel “Maravilloso” Posada.

Doña Margarita Ortíz(Q.E.P.D) y su hijo el boxeador Manuel “Manolete” Rodriguez.(Q.E.P.D)
Los famosos sancochos de los Pepes 32 años de tradición
Foto: Wilson de Jesús Londoño Jiménez

El toque alegre y musical lo ponían: Emilio Guerra con su voz y acordeón, León “Piña”, “El Vecino” “Los Reyes del Ritmo” de los hermanos Posada, Carlos y Franklin. También tocaban allí, Alberto Chaverra y Jorge Ceballos. Diego “Peluca” Álvarez, joven inquieto que ponía a gozar la gente del “Coquito”. Carlos “Campeón” Mora, “El Negro Mifra” y doña Margarita Ortiz, fueron grandes danzarines. Libardo Parra Toro, “Tartarín Moreira”, compositor, poeta y periodista hijo de Valparaiso, vivió sus últimos años en “Corea” apodo que también recibió el barrio que hoy es Trinidad.

Las caras lindas del barrio
Foto: Wilson de Jesús Londoño Jiménez
Libardo Parra Toro “Tartarín Moreira”
Foto: Cortesía

Comentarios

Sin comentarios aún. ¿Por qué no comienzas la conversación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *