¿Cómo he vivido la Pandemia del Covid-19?

¿Cómo he vivido la Pandemia del Covid-19?

Las noticias que venían desde muy lejos de Colombia pasaron de curiosas a alarmantes. Febrero del 2020 ensombreció el panorama mundial en salud, Wuhan, China, fue la ciudad donde se originó el contagio del letal coronavirus, a fines del pasado año 2019. Ha sido un camino largo y agreste. Muchos meses de temor e incertidumbre recorridos.

Primer mes

En marzo ocurrió la visita no deseada de la enfermedad pulmonar al país del “Corazón de Jesús”, la  república conocida por poseer el mejor café del mundo era afectada por un fatal virus en forma de corona llamado Covid-19. La televisión y otros medios de comunicación dan cuenta del avance de esta desgracia que pronto se trasladó  a Europa. Las entidades sanitarias prenden las alertas. El Gobierno Nacional toma medidas rápidas de prevención, entre ellas la cuarentena la cual se adelanta bajo el uso del tapabocas, alcohol y el constante lavado de manos con abundante agua y jabón. Los sectores comerciales y empresariales cierran sus puertas por orden del gobierno, entramos en fase de mitigación. Clínicas y hospitales reciben  $ 2.1 billones adicionales para atender la emergencia, esto según el Ministerio de Salud. Un taxista de Cartagena de 58 años de edad se convierte en el primer fallecido en Colombia por causa del  Covid-19. El hecho ocurre  el día 17 de este mes.

Rodrigo Córdoba, Médico Psiquiatra de la Universidad del Rosario, recomendó la manera para disminuir la ansiedad en este periodo de aislamiento preventivo obligatorio: “1) Todos somos profesionales de salud: todos estamos comprometidos para cumplir las normas y eso hace que nosotros seamos la vacuna y el virus sea contenido. 2) Pensemos que el hogar es un hospital, tengamos unas condiciones mínimas de higiene y cuidémonos de cualquier riesgo de contagio. 3) No perdamos la esperanza de que vamos a salir de esta noche oscura, llegará el día en que podamos ver todo con claridad”.

Mi labor profesional como fotógrafo ha cesado, los eventos sociales para su cubrimiento tendrán que esperar, a pesar de la crisis continúo con mi profesión de periodística. Estar al tanto de la información y difusión es mi deber, al igual que, destacar las dinámicas que emprendan las organizaciones de la Comuna 15 Guayabal, lugar donde habito.

Segundo mes

En abril  el contagio aumenta de manera crítica. Los hospitales adelantandecisiones de contingencia. Las camas y respiradores van llenando las unidades de cuidados intensivos, UCI. El personal médico, aumenta de prisa con el propósito de combatir la letal enfermedad. El temor y la angustia vanapoderándose del pueblo colombiano. Los apoyos económicos por parte del gobierno empiezan a distribuirse, las familias intercambian víveres y frases de aliento. Es alarmante el número de contagiados. El día 17 de este mes la universidad Johns Hopkins, de Estados Unidos, anuncia que el virus ha contagiado a 2.158.594 personas y ha cobrado 144.243 vidas en todo el planeta, las grandes potencias mundiales avanzan enestudios tratando de crear la vacuna contra el coronavirus.Bogotá suma 1.597, Valle del Cauca tiene 634 y Antioquia presenta 352 nuevos contagios, ocupan los tres primeros puestos en el país. El sonido de las ambulancias no descansa, se empiezan a conocer nombres de amigos y vecinos que han sido internados en clínicas y hospitales. En medio de unos días tan oscuros, recibo la buena noticia de que el apoyo económico nacional que me cobija cada  mes, lo multiplicaron por 2, acción benéfica para las personas mayores.

Tercer mes

Mayo sientedolor de ausencia por las personas que en años pasados celebraban fiestas en restaurantes y calles dedicadas al Día de la Madre. La suma de fallecidos aumenta vertiginosamente. Noticias van y vienen anunciando desgracia por doquier. Lo vivido hace 100 años en Europa con la llamada “Gripe Española” aumenta el temor de una calamidad igual o mayor. El encierro obligatorio genera ansiedad, angustia y temor. El aumento de casos de violencia intrafamiliar dan prueba de ello. Las ayudas económicas, mercados y paquetes alimentarios, llegan a muchos hogares vulnerables. Las estrategias sociales en los barrios también aportan para minimizar el negativo impacto nutricional.Los vuelos humanitarios intentan repatriar miles de personas. El último informe del Ministerio de Salud entregado  este 17 de mayo confirma 635 casos nuevos, 12 fallecidos más para un total de 574, mientras quese han recuperado 3.751. Bogotá continúa como la ciudad más afectada con 5.521 personas. Antioquia ocupa el quinto puesto en número de contagios con 561.Colombia tiene 16.935 contagiados, esto según la estadística del día 19. Se extiende el aislamiento preventivo obligatorio hasta el 31 de agosto.La paciencia es la defensa contra la ansiedad. El teletrabajo se impone al igual que el uso de la virtualidad en los centros educativos.

Cuarto mes

Junio es el tiempo de mayor número de contagios, ambientalmente empieza a mostrar clima variado, sol y lluvia; permitiendo que, vayan apareciendo con cautelauna serie de animales en peligro de extinción del hombre. El confinamiento obligatorio que los gobiernos del planeta adoptan logra el cese de hostilidades contra el Medio Ambiente. El mar ahora muestra menos contaminación y un aumento considerable de peces, cumpliendo de una manera más eficaz su tarea biológica de servir de filtros para la purificación del agua. Las plantas han retomado ese verde intenso que habían perdido. Las flores muestran un colorido más acentuado.

Curva del coronavirus en Colombia, 19 de junio.

El país registra 63.276 casos positivos de COVID-19. El Instituto Nacional de Salud se manifiesta, pide que cada ciudadano debe ser responsable de su autocuidado. Normas como cumplir la cuarentena o la prohibición de eventos públicos no serán suficientes. Los pasatiempos en confinamiento se basan en la lectura, escritura, juegos de mesa, gimnasia y yoga. La Secretaría de Cultura Ciudadana, lanza un programa donde artistas de varias comunas, recorren el Valle de Aburrá y sus 5 corregimientos, llevando propuestas artísticas.

Quinto mes

Julio al día 29 muestra el siguiente balance según el Ministerio de Salud de Colombia: 380 muertes más por la pandemia, ascendiendo a un total de 9.454 fallecidos, total recuperados 142.777, casos de Covid 276.055, muestras procesadas1.502809  y casos activos 123.258.Bogotá continúa encabezando la lista con mayor número de contagiados, 95.199, Atlántico llegó a 50.732 y Antioquia alcanza a 28.845 nuevos casos. Los departamentos con menos fallecidos son: Huila con 32 casos Magdalena, con 28 casos, Chocó, con 15, Putumayo, con 15, Casanare, con 8 y Amazonas con 1. El gobierno decreta nuevas medidas de excepciones para salir en la nueva cuarentena, las mismas que empezarán a regir desde el 1 de agosto hasta el 1 de septiembre. La Administración Municipal de Medellín, a través de la secretaría de comunicaciones lanza una ayuda de “Salvamento” para algunos Medios Comunitarios. Aportando con ello a mitigar las necesidades del sector.

Sexto mes

Agosto muestra un panorama sombrío en materia de contagios y decesos, el día 22 Colombia registra 385 nuevas muertes, algunos países Europeos cierran nuevamente sus fronteras, a pesar de haberlas abierto en días recientes. Las noticias mundiales destacan a Estados Unidos, Brasil y México, como los tres países de América con mayor número de muertos por Covid-19. Las estadísticas hablande más de 800.000 muertos en todo el planeta. La reapertura económica de algunos sectores empieza a volverse realidad, cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, pero las aglomeraciones, mal uso del tapabocas, mal lavado de manos y poco o nada de desinfección en ropa y calzado, permiten que el contagio sea permanente. El transporte intermunicipal rueda de nuevo. Algo muy claro queda, no será la misma vida de antes, vendrán otras costumbres y prevenciones. La economía tardará en recuperarse. Varios amigos se declaran en quiebra, sus emprendimientos se fueron al piso con el cierre del comercio y las pequeñas y medianas empresas.

Séptimo mes

Septiembre se convierte en un mes convulsionado en nuestro país. El aislamiento selectivo por parte del Gobierno Nacional, obliga  ciertos grupos poblacionales a mantenerse muy comprometidos en la prevención de la enfermedad. El mundo presentaeste 28-2020 – 07:48 a.m. la cantidad de: 32.262.546 contagiados, 1.000.000 fallecidos y 24.533.960 recuperados. Colombia suma 818.203 positivos, 26.641 fallecidos y 722.536 recuperados. La reactivación económica da apertura se extiende a casi todos los sectores, incluyendo las organizaciones basadas en la Fe. El primer día de septiembre se da la apertura al Aeropuerto Olaya Herrera de Medellín. Su primer vuelo, 6.30 am después de 6  meses, se dirige a la ciudad de Cali.Una serie de marchas perturban el orden público, obstruyendo el desarrollo de la economía que apenas empieza a repuntar.  La actividad del futbol profesional también se reactiva. Los protocolos de bioseguridad se deben mantener, no hay todavía acceso al público. El cambio que ha tenido la vida en el aspecto social, laboral, económico, cultural, es grande. Desde el 15 de marzo de 2020 cuando el coronavirus Covid-19 se declaró Pandemia mundial, no volvimos ni volveremos a ser los mismos, pues de darse la recuperación social y económica siempre quedará en nuestra memoria el recuerdo de todas las víctimas.

Nuevo vocabulario

Debido a la crisis sanitaria, una cantidad de palabras han ingresado a nuestro lenguaje diario, algo que de una u otra manera va degradando el lenguaje. Medios masivos vienen manejando términos bélicos, refiriéndose a los profesionales de la salud, médicos, enfermero/as y auxiliares como generales y soldados; a los pacientes fallecidos los nombran como víctimas de una horrible batalla. Otros menos sensatos hablan de la tercera guerra mundial.

Es indudable la magnitud de la crisis, es necesario concienciar a las personas acerca de la importancia de su responsabilidad. La Organización Mundial de la Salud, OMS y el Ministerio de Salud han mostrado las cifras como alarmantes. La Pandemia que vivimos, con sus picos, curvas y rebrotes nos enseña también qué, no entiende de riquezas, que afecta cualquier sitio geográfico, se convierte en una causa que nos invita a la unión y la cooperación. A veces olvidamos nuestra capacidad de Resiliencia, pero para muchos Fue posible adaptarnos al confinamiento y otras situaciones adversas.

Las Pandemias no son la gran amenaza como si lo es el Calentamiento Global, miles de personas han fallecido, entre ellas mi amigo Mario Vásquez Mora, habitante del Barrio Trinidad a quien recordaré siempre por el buen ejemplo que nos dejó, su responsabilidad. Un mundo que ha cambiado nos permite explorar y reinventar. Las cosas que considerábamos valiosas han perdido peso. Lo más importante es el Ser, lo que siente y de lo que es capaz, no las cosas que se poseen. La economía más tarde que temprano se recuperará pero no las vidas perdidas. El paso de lo personal a lo virtual está decidido, hay que aprender más de la tecnología para enfrentar los tiempos de la revolución industrial. El calor que brindaba el contacto personal, se irá enfriando con la nueva interacción. Otras costumbres de relacionamiento se impondrán en todos los espacios.

Algo que nos debe quedar claro es que, el virus hará parte del paisaje, permanecerá en el ambiente. Las medidas de precaución que tomemos serán nuestra más segura protección  mientras no aparezca la vacuna eficaz que varios laboratorios del mundo ansían producir. El tapabocas se ha convertido en una prenda más de vestir. Mantenernos distanciados nos permitirá tener a raya la amenaza siempre y cuando  lavemos bien las manos y desinfectemos el entorno, nuestra ropa y calzado. Una frase que siempre escuché queda  como reflexión ahora: “Si las cosas se ponen duras, ponte más duro también”. No queda otra.

Comentarios

Sin comentarios aún. ¿Por qué no comienzas la conversación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *